Uncategorized

La delgada línea entre ser una autoridad y ser un tirano para el cliente

Es importante valorar la idea de ser una autoridad para un cliente, pero es sencillo caer en el lado negativo de lo que la idea significa. Es muy fácil que un especialista, peque de creerse un erudito en caso de que el cliente contraríe un pensamiento que tiene el primero sobre el producto, de acuerdo a lo que ha estudiado sobre el mismo, como trabajador de la marca. No es tan complicado, que un vendedor se ponga inconscientemente en la posición arrogante de tener más razón que el cliente, cuando la frase trillada como cierta siempre ha versado que “el cliente siempre tiene la razón”.

La comunicación es la salvación

Un vendedor que es autoridad con su cliente, sabe comunicarse de manera que el cliente vaya por la línea deseada, sin que este sienta que es un borrego que aprende sobre un producto por las malas. Tienes que orientarlo de forma que se atreva a hacer preguntas o formular opiniones de cualquier calibre; en curso de atencion al cliente tratan incluso sobre si las críticas son hacia el servicio o producto que se vende. De esta forma, la comunicación debe actuar de forma que se consiga siempre un punto medio, en el que siempre tenga razón el cliente, pero que en el fondo ganes la confianza hacia lo que estés vendiendo.

Las características que hacen la diferencia, te hacen una autoridad

curso de atencion al cliente

En tu mensaje de venta, no debería faltar empatía con el cliente, pero por encima de todo no debes dejarte de lado esas palabras clave que hacen a tu producto mucho más fuerte en el mercado. Debes vender esas ventajas que tiene el producto, para que puedas detectar con más frecuencia un gesto o tono de voz agradable en el cliente, que transmita el convencimiento de cara a la compra.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *